viernes, noviembre 11, 2005

A VOTAR EL 4 DE DICIEMBRE

TODOS A VOTAR ESTE 4 DE DICIEMBRE, TENEMOS QUE DERROTAR AL FASCISMO, ELLOS QUE PIERDAN SU TIEMPO EN LAS TONTERIAS DE ELLOS, NOSOTROS TENEMOS QUE TENER LA MAYORIA ABSOLUTA DE LA ASAMBLEA PARA CONSOLIDAR EL PROCESO REVOLUCIONARIO. ASI VOTARE YO, VIVA CHAVEZ!!!

6 comentarios:

Noticiero Digital dijo...

Esta es la primera de una serie de cartas de agradecimiento a Hugo. En estos momentos en que hay personas dispuestas a volver a legitimar al régimen desobedeciendo el artículo 350 de la Constitución que nos obliga a desconocer a cualquier autoridad que contraríe los valores, garantías y principios democráticos, es bueno que nos acordemos de las cosas importantes que están pasando día a día en nuestro país. Quiénes mejores que los propios protagonistas para agradecer a Hugo a través de estas cartas que no son producto sino de mi imaginación.

Un ex niño de la calle le agradece a Hugo

¡Gracias, Hugo!

Yo era un niño de la calle pero ya no lo soy. Primero, porque ya no soy niño y segundo, porque ya no vivo en la calle. Pero si todavía fuera niño y todavía viviera en la calle tampoco lo sería porque eso ya no existe. Quiero que sepas que ahora soy comerciante y tengo mis cuatro paredes y un techo y también tengo resueltas mis tres papas.

Yo recuerdo cuando te eligieron y tú dijiste que te prohibías que existieran los niños de la calle, y que ibas a convertir al Helicoide en una casa grandota para nosotros y que te ibas a cambiar el nombre si dentro de un año todavía existíamos. Un pana me pegó un susto porque decía que nos iban a eliminar para que no tuvieras que cambiarte el nombre, pero lo que hiciste fue cambiarnos el nombre a nosotros para no tener que cambiarte el tuyo. Desde entonces nos llamamos niños de la patria y problema resuelto. Eso nos dignificó y nos eliminó sin tener que eliminarnos de verdad. Y tú te sigues llamando Hugo.

Aparte de eso, has hecho muchas cosas buenas por los niños de la patria.

Hay unas instituciones que hacen un censo, o sea, los cuentan. Un socio mío que es muy culto me pasó este dato: “Según la UNICEF, en 1992 había 2.500 niños de la calle en Venezuela. En 2003, el mismo organismo reporta 8.000 menores en la indigencia. El INAM indica que hay 301.746 menores trabajando en la economía formal; 1.076.000 en la informal y 206.000 en actividades marginales, desde el robo hasta la prostitución.” A mi me parece muy bueno eso de que los tengas bien contados y bien clasificados pero no me gusta que esos tipos con esos nombres raros no les cambiaron el nombre por el que tú les pusiste.

Otra cosa buena es que ya muchos niños de la patria tienen una profesión digna. Si no que vayan a los semáforos de las avenidas y a los botaderos de basura y a los sitios donde los escuálidos de antes y los nuevos de ahora paran sus carrotes, para que no digan que los niños de la patria son unos inútiles. Allí están ellos ejerciendo sus profesiones y ganando real.

También me encanta que ya el gobierno no les da subsidios a esos curas y a esa gente que tiene instituciones para ponerlos a estudiar y que para ser útiles a la patria. Esa es una pérdida de tiempo y te lo digo yo que no dejé que me metieran en una casa de esas. Eso de estudiar y graduarse y trabajar para los escuálidos o en un Ministerio no va conmigo. Lo mío es el comercio y eso se aprende en la calle.

Bueno, chamo te dejo porque me están llamando mis socios para un negocio. Acaba de llegar un alijo y tenemos que reunirnos en la celda del jefe para preparar la logística.

Un abrazo patriótico,

Un ex niño de la calle.

Noticiero Digital dijo...

¡Gracias, Hugo!

Soy el librito azul que llevas contigo a todas partes. Asumo con dignidad el papel que me otorgaste en tu revolución bonita al ponerme el nombre de “la bicha”. Como bicha que soy, no me importa ni cómo me trates, ni que me uses a tu antojo, incluso ni que me violes cada vez que te provoca. Es más, me agrada porque soy tu muleta para todo lo que haces y me llevas siempre cerca de tu corazón, en un bolsillo. Por eso te soy fiel.

Hay algunos ingenuos que creen que pueden leer mi pensamiento, interpretarme y usarme en tu contra, pero no lo lograrán porque tú eres el único que me conoce y puede interpretarme. Para eso me creaste a tu imagen y semejanza, aunque muchas veces te metes en problemas al tratar de usarme a tu favor, pero no te preocupes; puedes usarme como tú quieras y cuando tú quieras.

¿A quién se le ocurre decir que aquí no existe separación de poderes? Sólo a los golpistas. Si me leyeran bien, como sólo tú me sabes leer, tendrían que concluir que aquí hay un solo poder. Todos los demás tienen que hacer lo que tú dices los domingos y punto. ¿Y que los jueces deben ser imparciales? Ellos pueden ser imparciales siempre y cuando hagan lo que tú dices. Yo estoy aquí para defenderte con el artículo que te provoque invocar. Para eso somos el uno para el otro.

Hay cosas que la gente no entiende. Por ejemplo, que el pueblo tiene derecho a elegir. No y no. El pueblo tiene derecho es a sufragar y san se acabó. Eso es lo que yo digo y quien lo interprete de otra manera está muy equivocado. Tampoco entienden que este país es abierto a todo el mundo y que todo el mundo que quiera venir a apoyar tu revolución debe ser nacionalizado de inmediato, sin más trámite, como lo dice uno de mis artículos claramente y que tú solo eres capaz de ver, porque los demás están ciegos.

Hay quien dice que la propiedad privad es sagrada. ¿Dónde dice eso? Aquí los únicos que tienen derecho a la propiedad son los que están con nosotros. ¡Ah!, y los españoles por que Zapatero te pidió el favor y uno de mis artículos te autoriza, sin lugar a dudas, a hacerle favores a Zapatero.

Otro asunto es el de la Asamblea. Cualquiera que tenga ojos puede ver que yo autorizo a nuestros diputados a aprobar lo que tú les mandes a aprobar modificando el reglamento o incluso modificando las leyes cuando salen de allí. El fin justifica los medios, creo que dice un párrafo de algún artículo que ahorita no me acuerdo.

Hugo, te confieso que yo estoy muy satisfecha conmigo misma. Cada vez que me veo en el espejo me gusta lo que veo. Pero quiero pedirte un favor. Hay un articulito que me está molestando bastante últimamente porque cada vez se hace más notorio y no puedo esconderlo. ¿Te acuerdas? Fue aquel artículo que servía para lavarte la cara por lo del 92. Yo sabía que nos iba a traer problemas. ¿Te importaría mandarme a Cuba para que me lo extirpen?

Besos,

La bicha

Noticiero Digital dijo...

Esta carta iba a ser publicada la semana que viene, pero Hugo adelantó su envío con su frase de hoy, ¡Viva el Che Guevara, carajo! En la carta, el Che le da las gracias a Hugo por mantenerlo vivo y le recuerda algunas de sus actuaciones que le hicieron merecedor de la gloria eterna para los “revolucionarios”. También le da un consejito.

¡Gracias, Hugo!

Te escribo para agradecerte profundamente por ayudar a mantener viva mi memoria y por seguir el ejemplo de mi vida revolucionaria.

Nadie había interpretado mejor aquellas palabras que pronuncié en mi mensaje a la Tricontinental: "El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así; un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal". Me embarga la emoción constatar el odio que se ha sembrado en tu país y los frutos de esa siembra.

No pasa mucho tiempo sin que en tu país se acuerden de mí. Ayer hicieron un concurso literario para jóvenes cuyo tema era ``Ernesto Che Guevara, Ejemplo de Juventudes''. Un día develan un busto mío en la capital. Otro, hacen un torneo de ajedrez en mi nombre. También es común ver como tu pueblo te aclama y tus funcionarios te jalan mientras usan franelas y pancartas con mi imagen. ¡Me siento tan orgulloso de ayudar con mi imagen a tu revolución!

Hay algo que me llama mucho la atención. Tú recordarás que fui médico (todavía andan buscando el título). No fui soldado, pero actué como estratega militar. No fui economista, y me nombraron Presidente del Banco Central, siendo mi mayor éxito firmar los billetes cubanos con mi apodo. No fui ingeniero ni técnico industrial y me nombraron Ministro de Industrias. No estudie agricultura y organicé la reforma agraria. Es lo mismo que estás haciendo en tu país. Agarras a cualquier incondicional y lo pones en el primer cargo disponible. También he notado que has puesto a hacer de todo a los militares, desde vender verduras hasta construir casas en Cuba, pasando por cargos en las embajadas, ministerios, gobernaciones, alcaldías y direcciones de lo que sea. Te auguro que los resultados que obtendrás serán los mismos que yo obtuve al eliminar el ejército, destruir la economía, terminar con la industrialización y acabar con el campo. Ese era el objetivo; la “tierra arrasada”. Y definitivamente has encontrado a los mejores hombres y mujeres para hacerlo.

Al igual que yo, estás intentando exportar tu revolución. Yo me olvidé de mi país y recorrí Latinoamérica. Estuve en tu país, en Colombia, en Guatemala, en México. Luché en Cuba y en Bolivia. Organicé ejércitos guerrilleros en Nicaragua, República Dominicana, Haití y Panamá. Tú te olvidaste del tuyo, y haces lo mismo pero de una forma diferente, exportando tu revolución a precio de petróleo.

Uno de tus mayores éxitos consiste en haber logrado lo que yo le expuse a Nasser en 1965, cuando le comentaba que la manera de medir la profundidad de un cambio es por medio del número de personas "que sienten que no hay lugar para ellos en la nueva sociedad". Lo de las firmas fue un gesto exquisito. Es algo como lo que yo hice en la Comisión Depuradora que presidí. La diferencia estriba en que yo los fusilaba en un paredón de ladrillos y tú los fusilas moralmente en el paredón de la justicia revolucionaria. Yo decía “ante la duda mátalo”. Tú dices, “ante la duda, denúncialo en la fiscalía”.

Permíteme un consejito. Tú dices una cosa en tu país y otra afuera. Debes ser consistente Hugo. Acuérdate lo que yo dije en las Naciones Unidas en 1964: “Fusilamientos, sí. Hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario. Nuestra lucha es una lucha a muerte”. No le escondas tu verdad al mundo. Tu lucha es también a muerte.

Bueno Hugo, te dejo. Tengo que sacar la cuenta de cuántas franelas, cuántas gorras, cuántos afiches, cuántos pines y, en fin, cuántas imágenes mías se vendieron hoy en el mundo. Disfruto mucho calculando cuántos dólares me estaría ganando con eso si estuviera vivo.

El Che

ED dijo...

tienen que tomar el REVOLUXOTANIL 2030 MILIGRAMOS asi dejan un poco lo de copiar y pegar, chaooooooo jajajaja

Maria Elvira Samper dijo...

La revolución bolivariana sigue, pero ¿qué pasará si los precios del crudo caen o se estabilizan?

Carlos Raúl Hernández, analista venezolano del think tank Cedice, sostiene que "el sector productivo ha sido destruido"; en los últimos seis años ha quebrado el 65% de las empresas, cerca del 60% de la fuerza laboral está hoy en el sector informal y el desempleo llega a 15%. Según la ONU, la pobreza ha aumentado y así lo confirmó meses atrás el Instituto Nacional de Estadística, que dijo que había pasado de 43% en 1999 a 54% en 2004, y la miseria de 16.6% a 25% en el mismo periodo. Pero ahora y tras un tirón de orejas de Chávez, el INE se contradice y registra una disminución récord de esos indicadores –"sospechosa" según algunos–, como lo señaló Andrés Oppenheimer en su columna de la semana pasada.

Cifras aparte, la revolución bolivariana continúa su marcha. Chávez sigue con elevados índices de popularidad –más del 60%– y parece haber consolidado su poder montado en los altos precios del petróleo que le han permitido entregar plata a manos llenas. Pero... ¿qué va a pasar cuando los precios del crudo caigan o, inclusive, se estabilicen? ¿Cuando las políticas asistencialistas de dar pescado en lugar de enseñar a pescar pierdan el combustible que las sostiene? ¿Cuando el desempleo y la inflación –hoy en el 15%– no cedan?

Y una inquietud más: ¿Qué cara puso Chávez a lo que le dijo hace poco el ex presidente del gobierno español, Felipe González? "Las economías estatizadas fracasaron en su propuesta de producir riqueza, y las nacionalizaciones arruinan a los pueblos, pero enriquecen a los estados y a sus jefes, y aumentan el poder de los gobernantes", dijo González, el hombre que se hizo luchando contra la dictadura franquista, que contribuyó a derrotarla, y quien en 14 años al frente del Gobierno sacó a España del oscurantismo y la depresión económica. Lecciones de Historia que parece haber aprendido Lula, pero frente a las cuales Chávez hace oídos sordos.

Fulgencio Batistuta dijo...

Ed, guevon, asi es como refutas tres cartas muy dicientes? Recetando tu medicina?

Si es asi, yo te recomiendo Vergominol 20cm para que te pongas contento y pases esa amargura de comunista asesino que tienes jejeje!